Connect with us

Hi, what are you looking for?

RTNRTN

Judiciales

“Me tienen secuestrado”: El polémico mensaje del detenido por el atentado a Cristina Kirchner

El Tribunal Oral Federal 6 comenzó a juzgar este miércoles a los tres acusados de haber intentado matar a Cristina Kirchner en septiembre del 2022. En el banquillo están sentados Fernando Sabag Montiel, el atacante que apuntó con un arma a la cabeza de la entonces vicepresidenta; y Brenda Uliarte, su ex novia, ambos señalados como coautores de tentativa de homicidio doblemente calificado por alevosía y el concurso premeditado de dos o más personas agravado por el uso de arma de fuego. Pero la fiscalía anunció que también buscará aplicar el agravante de violencia de género. También se encuentra Nicolás Carrizo, el jefe de ambos y señalado como un partícipe secundario. Los encargados de dar un veredicto serán los jueces Sabrina Namer, Adrián Grünberg e Ignacio Fornari. La seguridad del edificio fue reforzada.

Una hora más tarde de lo previsto, los camarógrafos y fotógrafos entraron a la sala para registrar a los acusados. Enfundado en una campera bordo y barba tupida, Sabag los esperaba con un cuaderno en la mano y un mensaje: “Me tienen secuestrado”, escribió. Sonreía y hacía gestos. Del otro lado, estaba Brenda, con una saco cuadrillé. Cuando una periodista le preguntó si estaba arrepentida, la joven la miró de reojo y le contestó: “qué pregunta más pelotuda”. Carrizo, de traje y camisa blanca, miraba el desfile de los cámaras en silencio y con atención.

Ahí se dio formalmente inicio al debate. Lo primero que se hizo fue leer la elevación a juicio que hizo la querella y luego la fiscalía. Y luego llegaron lo que se llaman las cuestiones preliminares. El abogado de Carrizo planteó que este caso debió haber sido un juicio por jurados. La fiscalía y la querella lo rechazaron. También el tribunal. Luego llegaron más planteos, algo que generó las críticas del Ministerio Público.

Sin la campera, Sabag se ubicó frente al micrófono cuando le preguntaron si quería declarar. Llevaba el mismo cuaderno en el que había hecho anotaciones sobre lo que había oído hoy en el tribunal. La jueza Namer le explicó que no iba a poder hablar con su defensora. Dio su nombre, su apodo “Nando”, los detalles de los nombres de sus padres y contó que había estudiado dos años ingeniería en la UBA. “Antes de su detención ¿con quién vivía?”, le consultó Namer. “Con Uliarte”, respondió. La fiscalía quiso saber si también reconocía los apodos de “Negro”, “Nana” y “Tedy”, algo que también admitió.

Cuando la jueza le dio paso a sus dichos, el joven de 37 años no coordinó una idea clara y buscó opinar sobre lo terminaba de discutirse momentos antes sobre cuestiones jurídicas. Dijo que Carrizo trató de inmiscuirse en el atentado y que el arma que él ofrecía nunca apareció. Después dijo la jueza María Servini lo había llamado a declarar como testigo (la de la rotura del teléfono) y la trató de una magistrada “que libera a manifestantes kirchneristas”. Detalló que a Brenda la conocía desde hace siete años y no compartían ideas políticas. Y que la relación con Carrizo era solo laboral. “El y su mujer son cobradores de planes sociales, él tampoco tenía una mirada contraria al kirchnerismo”, afirmó y hasta un conocido en comun iba a marchas del Polo Obrero. “Yo no llevaba una discusión con ellos”. “Yo jamás le conté a carrizo lo que iba a hacer. Yo me lo guardé”, subrayó.

“Estoy acá porque una parte de la justicia argentina no funciona. Me cargué una mochila, traté de pagar el precio de lo que otros no hicieron”, afirmó. Y sobre Cristina Kirchner añadió: “no me gusta de que es corrupta, de que roba, de que hace daño a la sociedad y demás cosas que son sabidas”.

Rechazó haber llevado adelante el atentado por dinero o estar ligado a Revolución Federal. Afirmó que él llevó adelante su plan “por valores” y no por dinero. “Es un acto de justicia y no fue un acto del cual traté de favorecerme económicamente o por otro lado. Tiene una connotación más etica y más comprometida con el bien social que otra cosa”, dijo.

“Quizás ella (Brenda) lo tomó com un juego de niños (…) Y si bien eso la complicó, de ciertas manera creo que no midió las consecuencias (…) No cualquier persona dice vamos a matar a alguien”, sostuvo.

Cuando la fiscal quiso avanzar, Sabag lo dejó aún más claro: “Yo la quería matar (a CFK) y ella quería que muera. Yo nunca le di el arma diciendo hacelo vos. Ella quería ser más una espectadora que una partícipe”.

En la acusación está la fiscal Gabriela Baigún junto a los abogados de CFK, José Manuel Ubeira y Marcos Aldazabal. Las dos partes buscaron, y no consiguieron, sumar a este debate pruebas sobre la causa Revolución Federal y el tramo que aún sigue en instrucción para saber si hubo autores intelectuales detrás del atentado. Se estima que en los interrogatorios apuntarán a esa hipótesis.

A Sabag Montiel lo representa la defensora oficial María Fernanda López Puleio. Se descuenta que buscará sostenerse en las pericias psicológicas sobre su cliente y las dudas sobre su imputabilidad. Y es posible que también se recurra a la figura del “delito imposible” porque no había bala en la recámara.

La defensa de Carrizo está en manos de Gastón Marano, quien se hizo cargo desde el inicio de la causa apenas su cliente entregó como testigo el teléfono que lo convertiría en sospechoso. Brenda Uliarte, en cambio, pasó por un defensor oficial, luego repentinamente cambió por el abogado Carlos Telleldín -que ya había tenido un amague de entrar al caso al inicio por un llamado del padre de la joven- y ahora está siendo asesorada por Alejandro Cipolla. La mira estará puesta en su perfil de vulnerabilidad.

En la lista original de testigos hay 277 personas, entre ellas Cristina Kirchner, quien se había opuesto a que la investigación fuera enviada parcialmente a juicio. En instrucción se sigue investigando si existieron autores intelectuales detrás del ataque. Sus abogados apuntaron al diputado del PRO Gerardo Milman, luego de que un asesor de un diputado del Frente de Todos contaran que lo oyeron dos días antes del atentado diciendo en un bar del Congreso “cuando la maten yo voy a estar camino a la costa”.

Antes del inicio del juicio, Juan Martín Mena (ministro de Justicia bonaerense), consideró que se trata de “uno de los hechos más graves desde la recuperación democrática”. En el mismo sentido, el funcionario apuntó contra un sector de la Justicia y de la política porque cree que son partícipes de un “liso y llano encubrimiento”. Unos minutos después del posteo, Cristina Kirchner lo avaló con otro mensaje en redes sociales: “Más claro, echale agua”.

Fuente: Infobae

Compartir

Rada Tilly

Con gran cantidad de eventos y actividades para disfrutar en comunidad, el Municipio presentó la agenda de espectáculos y encuentros para celebrar los 76...

Famosos

En la previa de la final entre Argentina y Colombia por la Copa América 2024, se desató un clima de tensión en las afueras...

Sociedad

El abogado Néstor Luque, quien representó a la mamá de Loan Danilo Peña antes de la llegada de Fernando Burlando, falleció este lunes a...

Deportes

Una vez que se aplacó el fervor, apareció su palabra. Luego de la consagración de la selección argentina en la Copa América tras vencer...

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
× WhatsApp a RTN